Patek Philippe Nautilus 5711

En la década de 1970, en plena crisis del cuarzo, las empresas relojeras, algunas de ellas centenarias, no encontraban ese producto que las pudiera salvar de una más que probable quiebra económica. Patek Philippe era un claro ejemplo de la situación de un sector herido de muerte. La magia de Gérald Genta y su concepto de lujo deportivo llegaría para salvar el sector. Acababa de nacer el Patek Philippe Nautilus.

Corría el año 1976. La industria relojera suiza se encontraba inmersa en la mayor crisis de su larga historia, provocada por los relojes baratos de cuarzo, con los que compañías japonesas habían inundado el mercado. En esos momentos tan complicados, Henri Stern, a la razón, presidente de la que muchos consideramos la mejor compañía de relojes de la historia, contactó con Gérald Genta, sin duda, el mejor diseñador industrial de relojes de todos los tiempos.

En vista del éxito que Gérald Genta había tenido con anteriores modelos y sobre todo, tras inventar el concepto reloj deportivo de lujo con el Audemars Piguet Royal Oak presentado cinco años antes, Patek le encargó el diseño de un reloj que les evitara acabar en banca rota.

Gérald Genta recurrió nuevamente al concepto “reloj deportivo de lujo”, al igual que hiciera con el AP Royal Oak, se inspiró en elementos náuticos. Caja monobloque con brazalete integrado, bisel en forma de escotilla de barco octogonal, caja con orejas y el nombre “Nautilus”, el famoso submarino de Julio Verne de sus novelas veinte mil leguas de viaje submarino y la isla misteriosa.

Diseño original de Gérald Genta del Patek Philippe Nautilus año 1976.

Para mí la revolución real de este modelo fue el cambio radical en la mentalidad de la casa más conservadora Suiza. Abrieron la mente a nuevas tendencias, supieron entender las nuevas demandas del mercado y esto sin duda, fue un soplo de aire fresco.

Todo en este modelo fue nuevo en Patek. Un reloj de acero (níquel, cromo y molibdeno), en una casa que solamente fabricaba relojes en oro o platino, y que los pocos modelos que tenía en acero habían sido o casos aislados o realizados por encargo. Un reloj de 42 mm (enorme) en 1976 y en una casa cuyo modelo estándar era de 34 mm. Impermeabilidad de 120 m, cuando sus relojes eran en el mejor de los casos resistentes al agua y con un movimiento automático calibre 28-255 desarrollado en 1967 por Jaeger-LeCoultre (calibre 920) que han montado además de Patek, Audemars Piguet y Vacheron Constantin.

Patek Philippe calibre 28-255.

En una sencilla búsqueda en Google podemos encontrar cientos de miles de resultados comparando el Audemars Piguet Royal Oak con el Patek Philippe Nautilus. En dichos resultados podemos leer cosas realmente interesantes y también estupideces mayúsculas de personas que con o sin conocimiento de ambos modelos, se dedican a aburrirnos. Pero este artículo no es una comparativa entre ambos modelos.

Las décadas de 1950 y 1960 fueron años de mucha creatividad e innovación en la relojería. Años en los que los relojes se hicieron más eficaces y precisos. Muchos de esos modelos han perdurado hasta la fecha, convirtiéndose en iconos de la relojería como el Rolex Daytona o el Omega Speedmaster.

En 1969 Seiko lanzó el modelo Astron, primer reloj de cuarzo, un reloj que cambiaría para siempre la industria relojera. En tan solo cinco años, los relojes mecánicos se convirtieron en objetos obsoletos, imprecisos, tecnología arcaica y por ende, prescindibles, nada atractivos para la gran mayoría de los consumidores.

El cuarzo era más barato, más preciso y estaba de moda, una tecnología del siglo XXI, tal y como se publicitaba. La industria relojera tradicional no supo transmitir la maravilla que suponen los relojes mecánicos, y los clientes, simplemente, dejaron de consumirlos.

Para sobrevivir, las marcas tradicionales tuvieron que reinventarse, producir relojes realmente novedosos, pero sobre todo, centrarse en un pequeño grupo de consumidores dispuestos a pagar por un artículo de lujo.

En este contexto nace el Patek Philippe Nautilus 3700, un reloj de 42 mm (medida descomunalmente grande en 1976) que en sus primeros años apenas tuvo demanda, hasta que en 1981, con el lanzamiento del Patek 3800, un Nautilus de tan solo 37.5 mm, enamora a los consumidores de Patek.

Desde ese momento el Patek 3700 pasaría a denominarse jumbo, modelo que estuvo en producción hasta 1990 y que actualmente podemos encontrar en el mercado de segunda mano desde los 90.000 €.

Publicidad del Patek Philippe Nautilus de 1978 “Uno de los relojes más caros del mundo es de acero”.

Entrados en el siglo XXI, el Patek Nautilus ya formaba parte de la historia relojera suiza. A su versión de acero se fueron incorporando funciones complicación y versiones en oro con diferentes tipos de brazaletes. Considerado por los consumidores como un buen reloj deportivo de lujo, todavía no se había producido el boom por este modelo que llegaría años más tarde.

En 2006, conmemorando el 30 aniversario del modelo, nace el Patek Philippe Nautilus 5711 /1A. Un reloj de tres agujas, calendario a las 3, de acero, caja de 43 mm por 8.3 mm y esta vez sí con un movimiento automático manufactura Patek calibre 315 SC. La esfera oscura con tonos azulados a la que nos tenía acostumbrados Patek se convertiría en la mítica azul que conocemos hoy.

Patek 3700 del año 1980 y Patek 5711 del año 2020.

El 5711 es un reloj casi idéntico al 3700. Realmente si los comparamos, es una evolución lógica y actualizada del 3700. Nada nos presentó diferente el 5711 que sorprendiera. El logo sube ligeramente de posición, la corona pasa a estar un poco más protegida dentro de unas orejas ligeramente más voluminosa y curvas a diferencia de las rectilíneas del 3700, las agujas ligeramente más anchas y el pulido del eslabón central pasando de matizado a pulido.

El 5711 tuvo fuerte demanda desde el principio, pero desde luego, no la locura que conocemos hoy. El precio de venta en España en 2007 era 15.200 € y aunque no conocemos las unidades producidas de este modelo, pues Patek Philippe nunca ofrece estos datos públicamente, ese 2007, la producción total de Patek fue de 38.000 unidades. (Fuente: revista alemana Uhren Exclusiv 2008 publicada entre el 08 de agosto y 01 de octubre de 2007).

Desde el año 2011, la demanda de los Patek 5711 fue muy superior a la oferta, y al igual que ocurría en ese momento con el Rolex Daytona de acero (*), el precio de este reloj en el mercado de segunda mano empezó a subir, siendo complicado encontrarlo por debajo del doble de precio de catálogo. 

(*) Recuerda que en 2011 tan solo costaba encontrar en distribuidores oficiales el Rolex Daytona de acero, a diferencia del 2021, que el único modelo Rolex que puedes comprar en distribuidores Rolex si quieres salir ese día con un reloj en tu muñeca es el Cellini, ¡si te atreves a comprártelo, claro!.

El precio del Patek 5711 en 2007 era de 15.200 €, en 2020 costaba 28.010 €, pero en enero 2021, sabiendo Patek que iba a descatalogar el modelo, el precio aumentó a 29.570 €. He consultado los datos de inflación en Suiza en el periodo de 2007 a 2020 y fue de un 4% (Fuente www.datosmundial.com/europa/suiza/inflacion.php).

El Patek 5711 era sin duda uno de los relojes más (o el más) deseado dentro de su catálogo. A fin de intentar reducir el número de clientes interesados, en abril de 2018, Patek aumentó un 20% el precio de este modelo. En contra de las intenciones de la casa, el precio del 5711 en el mercado secundario, mercado paralelo o mercado gris, aumento un 35%, lo que hacía de este modelo un reloj mucho más deseable si cabe para los inversionistas.

En una entrevista publicada el 06/08/2019 en Hodinkee, el presidente de Patek Philippe, Thierry Stern, manifiestó desconocer el motivo que hace al 5711 un reloj tan demandado. “Tengo que ser muy duro con la cantidad de relojes de acero que producimos. No quiero que el acero se haga cargo de toda la colección Patek” manifestaba.

Patek Philippe generó en 2019 ventas por valor de 1.500 millones de francos suizos (según datos de la Federación Relojera Suiza) y la compañía podría estar valorada entre 8 y 10 mil millones de francos suizos según la empresa de servicios financieros Bloomberg.

Es muy complicado explicar los motivos por los que un reloj se convierte en éxito de ventas. Sin duda, son muchos los factores que influyen y siendo sincero, creo que ni las propias casas tienen claro las razones.

Muchas veces me lo he preguntado viendo el Rolex Daytona, cuya versión de acero es muy complicada de comprar en concesionario oficial y sin embargo, la versión de acero y oro, que no solo comparte estética y maquinaria, sino que además es más elegante, la puedes comprar hasta con descuento.

Puede ser que los clientes en los últimos 8 ó 10 años nos estemos dejando llevar por ciertas modas o tendencias, o tal vez influir fácilmente por opiniones ajenas. Por supuesto no es comparable, pero Mercadona tiene un queso que llevo comprando años. Un queso que vale igual al resto, pero su sabor tostado me gusta. Siempre me fue fácil encontrarlo en el lineal. Hace 2 años, este queso fue galardonado como uno de los 10 mejores del mundo, y desde ese día, tengo suerte si cuando hago mi compra lo encuentro.

Leo a diario blogs de relojes y visito cuentas de Instagram y Youtube. Me sorprende la cantidad de personas que ahora mismo se declaran influencers con conocimientos limitados de relojería, y como con sus opiniones, están modificando de cierta forma el mercado.

Incluyo en este grupo a trabajadores de grandes marcas relojeras, que viniendo de otros sectores, como por ejemplo el de la moda, hablan con desparpajo haciendo en su ignorancia, un daño terrible al sector.

Conozco a Giorgia Mondai desde 2005. Hemos coincidido en infinidad de ferias relojeras en Munich, Hong Kong, Las Vegas, Miami por ponerte solo unos ejemplos. Admiro desde hace años su conocimiento, pasión y respeto por el sector relojero. Para mí, Giorgia es una de las grandes conocedoras del sector relojero. Hemos hablado algunas veces sobre esto y tampoco ella ha sabido explicar los motivos que hacen de un reloj concreto un super ventas.

Montaje del brazalete del Patek Philippe Nautilus 5711.

Cuando preguntas a responsables de Patek Philippe los motivos del costo tan elevado del 5711 y lo complicado de encontrarlo en distribución, te explican que el reloj requiere muchos pasos en su fabricación. El brazalete por ejemplo, está compuesto por muchos elementos que se han de pulir y ensamblar manualmente y en este proceso, intervienen hasta 58 personas altamente capacitadas. El bisel al ser octogonal, es complicado tecnológicamente que ensamble perfectamente evitando así que entre agua. Esto consume mucho tiempo y recursos.

Si como consumidor escuchas estas explicaciones, no solo las entiendes, sino que te enorgulleces de poder tener un reloj que en sí es una obra de arte, realizado a mano y hasta casi único.

Por desgracia para mí, desde el 2004 que empecé vendiendo relojes, he pasado cientos o miles de horas en talleres de relojería. He comprobado como los relojeros son capaces de resolver problemas con un alambre. He visto en ferias relojeras a vendedores profesionales modificar y arreglar Patek, AP, Vacheron y hasta Richard Mille en una mesa de 90 cm, con dos herramientas básicas y apenas sin luz, por lo que para mí desgracia, dejé de creer en los cuentos de hadas hace muchos años.

No te puedo decir las razones por las que el Nautilus 5711 gustada a tanta gente, pero sí te puedo decir que es lo que a mí me llama la atención de este reloj. Sin duda, los relojes son la última joya que nos queda a los hombres.

El 5711 para mi es una joya en sí mismo. Un reloj discreto, deportivo y perfectamente estructurado. Un reloj que no desentona en la ópera o en la playa, de traje o en bañador, que puede llevar un crio de 20 años o un señor de 70 y cuya maquinaria es una de las mejores del mundo. Si a esto le añades que es un reloj en el cual nunca pierdes dinero, se convierte en la compra perfecta.

En vista de los pocos cambios que este modelo ha sufrido desde 1976, se han escuchado muchas voces criticando que Patek no ha hecho nada por modernizarlo y sacarlo de los años 70, pero yo me pregunto ¿realmente necesita actualizarse? Creo que gran parte del éxito del 5711 fue la mano mágica del gran maestro Gérald Genta y sus relojes atemporales. Sin duda, cuanto más viejo soy, más respeto el trabajo del gran maestro Genta.

Patek Philippe Nautilus 5711.

CAJA PATEK NAUTILUS 5711

Como hemos explicado, Gérald Genta diseñó en 1976 un reloj deportivo cuya impermeabilidad llegaba a los 120 mt. Para ello recurrió a un sencillo diseño. La caja estaba construida de una sola pieza, incluida la tapa trasera y la corona, introduciendo la maquinaria desde la parte superior. Era el bisel junto al cristal lo que cerraba el conjunto y único posible punto vulnerable ante la humedad.

Para sellar el bisel a la caja, en lugar de hacerlo por presión o a rosca, Genta recurrió a un sistema apoyado en los dos laterales de la caja. Para ello acopló en la caja unas orejas en las cuales se unía el bisel.

En la versión 5711 de 2006, Patek decidió incorporar una tapa trasera con cristal de zafiro, y aunque ya eran innecesarias las orejas, pues el bisel se podía unir de otra forma a la caja, decidieron mantenerlas como característica del modelo.

Despiece del Patek 5711 / 1ª. Una nueva caja en tres partes, con maquinaria vista.

El tamaño del reloj ha bajado de los 43 mm en la primera versión del 5711 de 2006 a los 40 mm por 8.3 mm de grosor en la versión comercializada en enero de 2021. A mi con una muñeca de 17.5 cm que es pequeña para caballero, el reloj me va bien, pero creo es un poco pequeño para muñecas mayores a la mía, siendo que los 43 mm de diámetro eran irreales, ya que ese era el tamaño midiendo de 9 a 3, pero midiendo de 12 a 6 era de tan solo 38 mm.

El bisel es sin duda alguna el elemento más característico de este reloj y el que le otorga su personalidad. En forma octogonal, es su forma y como se acopla en la caja lo que le infiere carácter y estilo.

Posee forma octogonal en todo el bisel, a diferencia del AP Royal Oak que tan solo lo tiene en la parte superior, siendo la inferior (la que se acopla a la caja) redonda. Te aseguro que pulir este bisel es una de las labores más complejas a las que un buen pulidor se puede enfrentar.

El cristal es otro elemento clave en este conjunto, su acabado debe ser milimétrico, ya que de lo contrario, ni se acoplaría perfectamente al bisel ni haría la presión suficiente y uniforme en la junta tórica por lo que seguramente entraría agua. La impermeabilidad es de 120 m.

El conjunto de caja y bisel juega con el satinado y pulido de una forma elegante y deportiva.

Calibre Patek 26-330 SC.

MOVIMIENTO PATEK NAUTILUS 5711

Patek Philippe contaba con un magnifico movimiento automático, el Patek calibre 315, pero a principios del 2000 decidieron mejorarlo, naciendo el Patek calibre 324, un movimiento con la misma arquitectura, pero con mejoras considerables.

La principal diferencia fue las oscilaciones, pasando a 28.800 A/h a fin de tener mayor precisión y durabilidad. Con un rotor más grande, consiguieron aumentar la generación de energía para llegar a las 45 horas, acorde a las especificaciones de otros movimientos en esa época.

El calibre Patek 324 cuenta con una rueda Gyromax de nueva generación compuesta por cuatro radios y cuatro pesos ajustables colocados alrededor en lugar de dentro, como en versiones anteriores. Igualmente incorpora una nueva geometría de dientes en la rueda, puente de minutos, tren de fecha asimétrico y pivotes de eje de rueda con menor fricción.

Sobre la base de este movimiento Patek calibre 324 SC de 27 mm de diámetro y 3,3 mm de grosor, Patek fue incorporando una serie de complicaciones aumentando ligeramente el grosor.

En 2019, Patek Philippe presentó el Calatrava ref 5112 A calendario semanal con calibre 26-330 SCJ SE. Este movimiento fue diseñado sobre la base del calibre 324 al cual añadieron 92 componentes para tener día del mes y día de la semana.

El movimiento 26-330 cuenta con un engranaje de níquel-fósforo en el segundero y un sprint anti-retroceso que suaviza la marcha, además de ser cuerda automática unidireccional.

En 2019 Patek empezó a montar este movimiento en el Nautilus 5711 con la denominación calibre 26-330 SC, el cual solo muestra la ventana de fecha, eliminando del movimiento la función día de la semana.

CALIBRE 26-330 S C

  • Movimiento mecánico de cuerda automática unidireccional.
  • Segundero central.
  • Calendario.
  • Diámetro 27 mm
  • Altura 3,3 mm
  • Componentes 212.
  • Rubíes 30.
  • Alternancias 28.800 A/h (4 Hz).
  • Volante Gyromax.
  • Espiral Spiromax.
  • Reserva de marcha 45 h.
  • Rotor central en oro 21 kt
  • Movimiento con sello Patek Philippe.

Esfera del Patek Philippe Nautilus 5711.

ESFERA PATEK 5711

Si hay un elemento que identifica a Gérald Genta es la legibilidad y elegancia de sus esferas, recalcando para ello el contraste entre los colores del fondo y los índices.

En el caso del Nautilus 5711 usa un color de fondo negro-azul, tal y como lo describe Patek. Los índices rectangulares son de oro blanco con super-luminova los cuales resaltan fácilmente en esta esfera.

Las agujas son de oro blanco con super-luminova en forma de bastón y con un grosor idéntico a los índices, otorgando al conjunto gran armonía. Resalta que la aguja del segundero sea extremadamente fina, dejando el protagonismo a la lectura horaria.

Gérald Genta quiso que la esfera cambiara de tonalidad dependiendo del ángulo desde el que se observara. Para ello recurrió a una esfera construida tridimensional con tramos horizontales en relieve, de esta forma, dependiendo de como la luz refleje, tendremos una sensación óptica de color entre negro y azul.

Brazalete y cierre del Patek Nautilus 5711.

BRAZALETE PATEK NAUTILUS 5711

Sin duda, el brazalete es el elemento más característico de este reloj. Un brazalete que es de los más cómodos que he usado junto al Oyster de Rolex.

El Audemars Piguet Royal Oak siempre me engancha los pelos del brazo y resulta hasta incómodo en los primeros días de uso, en el Nautilus 5711 esto no me sucede.

El brazalete se adapta perfectamente a muñecas pequeñas como la mía de 17.5 cm, por lo que en muñecas grandes va como un guante.

El eslabón está compuesto de una pieza la cual va satinada. Se engrana en su parte central con el eslabón anterior y posterior gracias a una pieza de mitad de tamaño que va pulida. Sinceramente creo que es esta pieza central y su movimiento lo que hace que este brazalete sea tan flexible y cómodo de usar.

El cierre es deployante.

GARANTÍA PATEK 5711

La garantía que ofrece Patek Philippe en sus productos es de 2 años ante cualquier defecto de fabricación o funcionamiento el cual no haya sido ocasionado por el usuario o por un mal uso del reloj.

Sinceramente 2 años es demasiado corta en comparación a las garantías que puedes encontrar actualmente en el mercado de alta relojería que van desde los 5 años de Rolex por ejemplo, los 8 años de Jaeger-LeCoultre o los 10 años de Oris.

El hecho de ser una compañía que produce relojes de muy alta calidad, no significa que no vayas a tener problemas con el reloj en el periodo de garantía.

Patek Philippe Nautilus 5711.

ESTUCHE

Sin duda, Patek es una de las muy pocas casas relojeras que cuida hasta el más mínimo detalle. Los estuches y documentación adicional que entrega Patek está a la altura de la marca.

El estuche de madera es elegante y bien diseñado. Se aprecia la calidad en todos los detalles. Se acompaña de una cartera de cuero donde encontramos el manual de instrucciones y la garantía.

Evolución de precio del Patek Philippe Nautilus 5711

A pesar de llevar 17 años en el sector, no dejo de sorprenderme ante ciertas “locuras”. Hasta el 21 de enero de 2021, todos sabíamos lo complicado que era adquirir un 5711 en un distribuidor oficial.

Los concesionarios reciben de media 3-4 unidades por año, totalmente insuficiente para la demanda del modelo y por consiguiente existen una lista de espera.

Las listas de espera no son democráticas, no va por orden de llegada. Si eres buen cliente de ese concesionario, amigo muy personal del dueño o famoso, las cosas cambian. Los distribuidores autorizados se quejan de las pocas unidades que reciben teniendo siempre las vitrinas vacías y los clientes se quejan de las lista de espera, acusan a Patek y sus distribuidores de favoritismo, y de vendérselos a grandes clientes o gente famosa.

Evolución de precios del Patek Philippe Nautilus 5711.

El 21 de enero de 2021 se desconocía que el Patek 5711 iba a ser descatalogado. El precio de catálogo en distribuidor oficial era de 29.570 €, pero ante la imposibilidad de poder comprarlo, muchos clientes acudían al mercado paralelo o mercado gris, donde un 5711 nuevo y precintado, con estuche y documentación sellada y fechada unos días antes, valía entre 62 y 65.000 €.

El 22 de enero se empezó a leer en algunas cuentas de Instagram que el 5711 sería descatalogado en 2021. Ese mismo día, el precio del reloj en el mercado paralelo o gris subió sin razones evidentes, hasta los 80.000 €.

El 27 de enero, pudimos leer en sitios especializados y de reconocido prestigio, la “confirmación oficiosa” que Patek descataloga este modelo. Ese mismo día, los mismos relojes, de las mismas tiendas que el 21 de enero pedían 62.000 € y que ante los rumores decidieron subir los precios hasta 80.000 € los volvieron a subir a 105.000 €.

Los relojes son los mismos. Relojes no vendidos a 62.000 € que ahora los han puesto en 105.000 € (y subiendo a cierre de este artículo). Probablemente les cueste un poco venderlos, pero por mi experiencia con Patek, te aseguro que no llegan al verano ninguno.

Mi opinión sobre el Patek Nautilus 5711…

Hace unos quince días empecé a escribir este artículo. Por aquel entonces ni intuía que este reloj sería descatalogado. Si has leído alguno de mis artículos anteriores, habrás percibido que adoro la relojería, en todos sus conceptos. Para mí son igual de importantes los relojes de una casa independiente que los Patek. Valoro la pasión que ponen algunas casas relojeras en hacer las cosas bien y sobre todo, cuando lo hacen pensando en los clientes.

Me había propuesto disfrutar mucho con este artículo. Tengo dos Patek en mi colección privada y he vendido en mi carrera profesional 217 Patek, de los cuales 19 eran Nautilus 5711, por lo que creo conocer bien la marca y lo que representa.

A pesar de haber vendido algunos Nautilus 5711, no tenía ninguno personal, ya que todos los que había comprado, procedían del mercado de segunda mano, adquiridos ya a unos precios prohibitivos.

Patek Philippe Nautilus 5711.

El modelo me gusta mucho, sinceramente, para mí es uno de los más bonitos que tiene Patek actualmente en catálogo. Por tal motivo, en junio de 2019, me apunté en la lista de espera de joyería Suarez de la calle Serrano 63 de Madrid.

No soy un ingenuo. Conozco el mercado de relojes bastante bien, y sé perfectamente que las listas de espera son ficticias. Da lo mismo a cuantas te apuntes, o eres un futbolista famoso, cliente habitual de esa joyería, y por habitual me refiero a comprador principalmente de joyas y algunos relojes, o amigo muy personal del dueño de la joyería, o de lo contrario, lamento decirte que muy probablemente, te será muy complicado (o imposible) adquirir este reloj.

Confiando que soy cliente de Franck Muller cuya distribución lleva el grupo Suarez y poseedor de 2 Patek, esperaba poder adquirir este reloj en un plazo razonable de tiempo.

Quería plasmarte en este artículo mis experiencias personales en la adquisición de un modelo tan buscado y trasladarte la realidad del mercado directamente de la mano de un cliente. Pero esas expectativas se han visto truncadas. Patek ha descatalogado este reloj en enero de 2021. Con lo cual ya te confirmo que nunca tendré un 5711, pues no entra entre mis prioridades pagar lo que piden en el mercado de usados por un 5711.

El que Patek haya descatalogado el 5711 no me parece mal, entra dentro de la normalidad empresarial. El que no haya podido comprarlo no me quitará el sueño. Me ha pasado con algún otro reloj anteriormente y seguramente me pasará en el futuro. Pero en estos 19 meses de espera, he vivido ciertas experiencias, por las que me planteo si realmente Patek Philippe es la mejor casa relojera del mundo.

En mis 17 años dedicados a la comercialización de relojes de primeras marcas, he enviado 9 Patek de clientes a arreglar. Lo primero que debes tener claro si eres propietario de un Patek en Europa, es que, salvo un cambio de pilas, que se realiza en España, cualquier servicio que precise tu reloj, la única opción que tienes, es acudir a los distribuidores oficiales de la marca, los cuales enviarán el reloj directamente a Patek Philippe en Suiza.

Los movimientos Patek son buenos, pero no son diferentes a los de otras muchas marcas. Para entendernos, no tienen una tecnología que un relojero con experiencia no conozca. El pulido te lo puede hacer cualquier pulidor que haya realizado miles de pulidos, tan bien o mejor que en Suiza.

Aunque tengas un relojero de confianza, con los conocimientos, capacitación profesional y las herramientas necesarias para poder arreglar un Patek, como es el caso de mis amigos Giuchron en Madrid, te guste o no te guste, no te queda otra alternativa que enviar el reloj a Suiza, ya que Patek no suministra ni un tornillo ni siquiera a sus propios distribuidores autorizados.

Llevar el reloj al servicio técnico oficial Patek supone, mínimo 6 meses de espera para una simple revisión o 1 año para reparar un modelo que sea complicación. La factura empezará en los 1.800 € por la revisión de un tres agujas. Aunque a mí lo que más me molesta, es la mucha palabrería que usan para hacerte entender que el precio y la espera es debida a lo especial de la pieza.

Esto que es conocido entre los propietarios de Patek, debería hacernos pensar ¿qué es realmente el lujo?, pues para mí, el lujo es un servicio de calidad y sin duda, no es normal que relojes de 30 € los reparen en los servicios oficiales en una semana y un Patek tarde 6 meses, eso no lo veo como un servicio de calidad.

Esto es una pequeña parte de una realidad, no tan elegante, de la casa relojera por excelencia.

Patek Philippe Nautilus 5711

Patek Philippe Nautilus 5711.

En muchos de mis artículos he plasmado que hay un porcentaje de clientes que únicamente ven los relojes como inversión. Es una opción tan digna como cualquiera. Por suerte para el sector relojero, la gran mayoría de los compradores de relojes lo hacemos por pasión. Actualmente no son elementos necesarios, y a los que realmente nos gustan los relojes, solemos compartir charlas e información con amigos o en foros, pero sobre todo, comprarnos nuestros relojes por pasión.

En mi caso, nunca he comprado un reloj, compro una experiencia. Un proceso que empieza viendo un día una foto o leyendo un reportaje de un reloj, un proceso al cual dedico muchas noches leyendo sobre el reloj, informarme, conociéndolo.  Visitas a un distribuidor para verlo, sentir lo que me transmite, observar los pequeños detalles y percibir la pasión que ha puesto la marca produciendo este producto.

Esto que como te digo para mí es la compra de una experiencia, Patek me la ha quitado. He visitado muchos concesionarios oficiales Patek en el mundo. Por lo general, verás que son joyerías muy lujosas, las más lujosas diría.

Personalmente me resultan aburridas, distantes, sin alma, atendidas por lo general por persona encorsetadas, recordándome a mayordomos ingleses de tiempos pasados, los cuales te hablan como si fueras el Emir de Dubai, manteniendo siempre las distancias sociales.

En dichas visitas, echo en falta la cercanía necesaria que me transmita confianza, el que me hablen desde el corazón, no desde un manual perfectamente memorizado. Que me cuenten lo que para ellos representa Patek, sus pros, sus contras. Vamos, lo que suelo tratar con un amigo cuando hablamos de relojes.

Si por un momento no haces caso a las palabras y te fijas en lo que te están transmitiendo, podrás percibir que todo está vacío de contenido. En realidad, ellos mismos saben que tú nunca podrás comprar en esa joyería ese reloj. Las tres o cuatro unidades que les llegan al año, las tienen comprometidas, por lo que para mí, todo el proceso es un puro engaño.

Recuerdo mi primera visita a la Audemars Piguet House en Madrid. Independientemente que la tienda está estructurada como si fuera una casa, la forma de hablar, el trato, el acercamiento del equipo AP, me hizo sentir en todo momento que era un amigo al cual habían invitado a su casa. Literalmente entré hasta en la cocina, como hago en casa de mis amigos y desde luego, el respeto para mí no está en el tú o en el usted, está en el respeto a mi persona.

El 2020 para mí ha sido un año muy importante. Abandoné una joyería con un proyecto empresarial en el que ya no creía, para crear de la mano de Belén y acompañado de unos maravillosos compañeros de viaje, otro proyecto empresarial en el que me siento identificado.

Creo que el 2020 ha sido un año de inflexión. Hemos aprendido a desencorsetarnos y sobre todo, hemos aprendido que no todo vale. No pasa nada por estar haciendo una video conferencia de trabajo en el salón de tu casa junto a tu hijo que está jugando.

Creo que el servicio ha de ser más importante que el producto. Las marcas deben darse cuenta quien es realmente importante para sus negocios. Para IGORMÓ, siempre fue, es y será el cliente, aunque a muchas marcas se les haya olvidado.

De un tiempo a esta parte, da la sensación que las marcas nos están imponiendo el qué debemos comprar. Con las famosas listas de espera y la falta de unidades disponibles, nos quieren hacer ver que son las marcas las que controlan la situación, sin darse cuenta, que realmente es el cliente el que tiene el poder de decisión y el que decide en qué, cuando y donde gastarse su dinero.

En una entrevista publicada en The New York Times el 20 de marzo de 2019, en relación al Patek 5711, el presidente de Patek Philippe, Henri Stern afirmó “No hablamos de cantidades de producción, pero claramente no producimos suficiente Ref. 5711. Hoy estamos cumpliendo quizás con el 10 por ciento de la demanda, y seguirá siendo así”. Prefiero que tú mismo llegues a las conclusiones de sus palabras.

Es posible que estas listas de espera e imposiciones de los productos que tenemos disponibles para adquirir por parte de las marcas, se dé la vuelta cuando el cliente se canse y opte por otros productos que antes no tenía en mente.

Para ser justos, no toda la responsabilidad es de las marcas. Nosotros, los clientes, hemos cometido errores graves. Nos hemos dejado llevar por modas o tendencias. Hemos adquirido relojes que estaban de moda sin preguntarnos si merecía la pena el precio, la espera o si el reloj se adaptaba a nuestras necesidades. Y de esto se han aprovechado las marcas.

Actualmente parece que no hay más marcas que Rolex o Patek, y si como cliente te abrieras a conocer un poco más otros relojes, verías que hay productos maravillosos en el mercado y desde luego, tendrías un abanico más amplio en el que poder elegir.

A lo largo del artículo te he dejado bien claro que estamos ante un maravilloso reloj. He visto y llevado demasiados relojes en mi carrera profesional y que actualmente un reloj me sorprenda, hasta el punto de querer comprármelo, te garantizo que no es fácil.

Mi intención con este reloj siempre fue adquirirlo para disfrutarlo, un reloj que nunca vendería. Sé que son muchos los que compran este reloj y 30 minutos más tarde lo están vendiendo en un compra y venta al doble de su valor.

Conozco bien el mercado de segunda mano, mejor que la propia Patek, pues he tenido 16 años una joyería especializada en estos productos. Para las tiendas de segunda mano, este tipo de productos no son interesantes. Los tenemos porque los vendemos, pero no son los productos con los que ganas dinero.

Nuestro negocio consiste en que te compres un reloj, el que sea, a precio de catálogo, lo vendas usado al cabo de unos años, y nosotros, después de hacerle un servicio técnico, lo podamos vender al 40% de descuento de PVP. De esta forma, el cliente valora que un reloj con 3 años en muy buenas condiciones le cuesta un 40% menos y le resulta interesante la compra.

No es interesante para un compra y venta vender un reloj al doble de su precio precio de catálogo y hacer sentir al cliente que le has engañado, cuando realmente el compra y venta no gana ni un 5% a su inversión. El beneficio lo ha tenido el cliente que lo adquirió el reloj en concesionario a PVP y lo vende al doble de su valor 30 min después.

Desde que varios medios de prestigio como Hodinkee, se han hecho eco hace 3 días de los rumores sobre el fin del 5711, el precio de este modelo en el mercado secundario ha aumentado desde los 62-64.000 € para un reloj sin uso de 2020, full set y precintado, hasta los 100-105.000 € por el mismo reloj, que están pidiendo el 27 de enero del 2021.

Como joyero minorista, te garantizo que no es grato para mí, no disponer relojes en los escaparates, y para los clientes, no solo es un jarro de agua fría, sino que en determinados casos roza lo irrespetuoso tenerles años esperando un reloj.

Pero lo malo es que muchas veces las casas relojeras andan por determinados despachos y no tienen contacto con la realidad del sector, que se puede apreciar en un día tan solo entrando en foros y pasando a charlar con los minoristas.

Ayer estuve en Joyería Suarez en la calle Serrano 63 de Madrid y su director Daniel Pascual, me dijo “lamento informarte Igor que el 5711 ha sido descatalogado, por lo que ya no te lo podemos conseguir. Pero Patek lanza dos nuevos Nautilus, uno en titanio con esfera azul y otro en oro blanco esfera gris. Por lo que la semana que viene te llamaré para ver en cuál de las dos listas de compra quieres entrar”.

Buscando hoy en internet antes de publicar este artículo, he visto una cuenta de Instagram y una web que se hacen eco de los dos nuevos Nautilus. Daniel Pascual me dijo que era de oro blanco, en la noticia que he leído dice que es de Platino esfera gris. Puede ser que sea en platino y tal vez Daniel se confundió en el material.

Patek Nautilus 6711 / 1P y Patek Nautilus 6711 / 1T.

Si esta información se confirma, desde abril contaríamos con el Patek Philippe Nautilus 6711 /1P un reloj de 41 mm en platino y el Patek Philippe Nautilus 6711 /1T un reloj de 41 mm en titanio.

Si eres lector habitual de IGORMÓ sabrás que cuando tenemos una información nos mojamos y adelantamos la noticia independientemente si a la casa relojera le gusta o no y siempre hemos acertado.

Que vienen dos nuevos Nautilus y que uno es de titanio con esfera azul lo tengo muy claro. El otro seguramente será esfera gris, pero puede ser de oro blanco o platino, aunque yo me inclino a que será de platino.

Lo que no podemos confirmar es que las referencias Patek Philippe Nautilus 6711 /1T y Patek Philippe Nautilus 6711/1P vayan a ser exactamente estas.

Como conclusión final, te diré que antes de que se pudiera leer en varios medios que Patek dejaba de producir el 5711, pregunté por email al departamento de prensa de Patek si nos confirmaban los rumores. No solo no nos han contestado, sino que no he visto en ningún medio escrito declaraciones oficiales de Patek al respecto, por lo que una vez más, me demuestran creer estar por encima de los clientes y sinceramente lamento verlo así, pues Patek es una marca a la que tengo gran respeto.

Como siempre te digo, ésta es mi opinión. Pero no te fíes de una sola opinión. Lee más reportajes, accede a más información y por favor, llega a tu propia conclusión. Sé que, en una sociedad sometida a una sobre información, es complicado hacerlo, pero el análisis final lo haces tú.

Y ahora me gustaría escuchar tu opinión acerca del Patek Philippe Nautilus 5711.

Si te ha gustado este artículo, ayúdanos compartiéndolo en redes sociales.

  • Arturo Perez

    Igor buen día, apenas tuve el tiempo de leer tu artículo sobre el 5711 y creo que es uno de los mejores que he leído, no solo por toda la información que brindaste sobre el reloj, historia, movimientos, etc. Si no también por como hablaste de él no por lo que es sino por lo que representa y creo que te digo de parte de muchos que compartimos tu punto de vista sobre estos relojes honestamente sobrevalorados y por como las marcas han olvidado lo que les da ese valor, sus clientes. Me gusto lo que escribiste porque también fue unas palabras de pura verdad sobre cómo cada vez más las redes y los famosos son lo que desinforman sobre qué es lo que vale y lo que no. Felicidades por este gran trabajo que hiciste Igor.

    Responder

¿Algo qué comentar? No te cortes, únete a nuestra conversación.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE: Igor Librero Almodóvar FINALIDAD PRINCIPAL: Envío de mis artículos del blog, novedades, así como el aviso de nuevas actividades de carácter comercial. LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal.