Smartwatches ¿futuro o moda?

Con 56 millones de unidades vendidas en 2019, no parece que los smartwatches sean un capricho pasajero. A día de hoy, no podemos ni imaginar, las prestaciones que nos ofrecerán en el futuro, pero sin duda, parece un sector con grandes posibilidades.

Actualmente, es un nicho con poca competencia real por los pocos modelos que comercializan tanto la industria relojera suiza como la japonesa. ¿Han dejado de lado este tipo de producto?. ¿Puede que los suizos no consideren a los smartwatches adecuados para llevar “Swiss Made” en su esfera?. Si fuera así, con esta actitud, demostrarían no haber aprendido nada de los errores del pasado, tal y como analizamos en nuestro artículo  El fin de la relojería suiza.

Smartwatch Apple

Smartwatch Apple

En septiembre de 2019 Apple lanzó el Apple Watch Series 5, manteniendo y bajando los precios de su anterior modelo, el Apple Watch Series 3.

Sólo en 2019, Apple vendió 30.7 millones de unidades, lo que supuso el 56% de la cuota de smartwatches a nivel mundial.

El mercado floreciente de los smartwatches, está en manos de Apple, Google, Intel y Samsung.

Apple Smartwatch

Reloj inteligente de Apple.

Tras conversaciones mantenidas sobre este tema con responsables del sector de la relojería suiza, frases como “los smartwatches son relojes de moda o pasajeros” me hacen reflexionar.

Estas palabras y el hecho de ver que las novedades que nos presentan desde Suiza para los relojes inteligentes vienen de la mano de Google e Intel , a mi entender sus principales competidores en este setor, y el hecho que estos sólo son desarrollados en las marcas más baratas de los tres grandes grupos relojeros Swatch, Richemont o LVMH, me reafirma en la cuestión de que el sector de la relojería Suiza no ve dichos relojes como una competencia real, sino tan solo pasajera.

Marcas como Apple o Samsung, tienen gran prestigio ante los consumidores más jóvenes. Su dinámica de ventas y las posibilidades que ofrecen estos smartwatches de conectividad con otros gadgets, hacen de ellos un elemento a tener en cuenta.

Varias encuestas realizadas en Estados Unidos revelan que en el año 2017, el 12% de los americanos tenían un smartwatch, en enero de 2020 el porcentaje es del 18% y subiendo rápidamente en el sector más joven de la población.

Una encuesta realizada en septiembre de 2019 por la federación relojera suiza en 6 países, que ya analizamos en nuestro artículo  El fin de la relojería suiza , estableció que el 87% de las personas entre 12 y 66 años, piensan en un smartwach como próximo reloj a comprar.

Sólo Apple en 2019, vendió más Apple Watches que toda la industria relojera suiza junta.

Los smartwatches son capaces de ofrecernos una estética muy personalizada, en la forma de la caja, tamaño, correas, estilo de pantalla… hasta el punto de poder configurar tu smartwatch como un reloj a medida, único.

Esto, añadido a un sinfín de aplicaciones en comunicación, geolocalización, para el deporte o salud… los hacen muy atractivos para todo tipo de público.

Smartwatches

Aplicaciones de un smartwatch.

Cierto es que aunque la batería no dure todo lo que nos gustaría, a su favor está la facilidad de carga y la costumbre que ya tenemos de recargar nuestros gadgets con frecuencia. Pero bajo mi humilde entender, los relojes inteligentes deben desmarcarse de los móviles, apoyarse en ellos y en otros gadgets pero sin ser sus extensiones, seguir un desarrollo propio.

Y todo hace presagiar que en un futuro muy inmediato los relojes inteligentes tendrán un gran abanico de aplicaciones, sin duda es un segmento con un gran potencial de crecimiento, con posibilidades que a día de hoy no podemos ni imaginar. Los próximos 5 años serán claves para este sector.

En una sociedad cada vez más conectada, donde la tecnología forma parte imprescindible de nuestro día a día, dar la espalda a estos relojes, puede ser un error por parte de algunas marcas relojeras.  

Smartwatches

Personalización a medida, al gusto del usuario.

Muy pocas marcas suizas se han adentrado en el reloj conectado. Tag Heuer sacó al mercado la serie Connected Modular lcon con un procesador Intel, en una gama de precios desde 1.100 a 2.150 euros.

Hublot presentó su primer reloj conectado en 2018, el modelo Big Bang Referee 2018 Fifa World Cup Russia referencia 400.NX.1100.RX. Con un caja de 49 mm en titanio, correa de caucho, microprocesador Intel y un sistema operativo Wear OS by Google.

En la tienda, tuvimos uno a la venta en julio de 2019 y siendo sinceros lo vendimos muy rápidamente. ¿La impresión que me causo? Para mi gusto un reloj demasiado grande, ya que 49 mm no es apto para casi ninguna muñeca. Si es verdad, que los materiales, el titanio y el caucho, aligeran mucho el peso. Su sistema operativo no ofrece nada personalizado para Hublot. ¿Su precio? 5.300 €.

Reconozco que por ahora no tengo un smartwach, mucho más tienen que ofrecerme estos relojes para que me compre uno. Todas las funciones que ofrecen hoy en día estos relojes, las puedo suplir con otros gadgets o en caso contrario no necesitar.

Debido a mi trabajo, estoy muy conectado a las nuevas tecnologías y sinceramente, necesito desconectar de estar conectado. Creo que los smartwatches procesan demasiada información sobre nuestras vidas.

Smartwatches

Smartwatches… ¿un capricho pasajero?

Actualmente un reloj no es una herramienta necesaria, la hora la podemos ver en otros dispositivos. Para mí las sensaciones que me transmite un reloj son importantes, sensaciones que actualmente solo me transmiten los relojes automáticos. En ellos, aprecio el trabajo de los ingenieros y la maestría de los relojeros. Al igual que las sensaciones que me transmiten ciertos edificios, coches o restaurantes, el complemento perfecto a un traje como es un pañuelo, y sin duda, para mí, un artículo de deseo.

Los relojes son la última joya que nos queda a los hombres. Es algo más que un complemento de moda y en muchos casos, son una buena inversión, pero no soy ingenuo y tengo que reconocer el gran potencial de los smartwatches.

No creo que sea imcompatible tener un reloj mecánico y un smartwatch. Sin duda, hay momentos del día o actividades, en las que vamos a preferir llevar nuestro smartwatch, y otros en los que contaremos con nuestro reloj mecánico. Pero si menospreciamos a nuestros competidores, puede suceder lo mismo que pensaron del avión las empresas ferroviarias hace 100 años.

Como siempre te digo, ésta es mi opinión. Pero no te fíes de una sola opinión. Lee más reportajes, accede a más información y por favor, llega a tu propia conclusión. Sé que, en una sociedad sometida a una sobre información, es complicado hacerlo, pero el análisis final lo haces tú.

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTICULO, AYÚDANOS COMPARTIÉNDOLO EN TUS REDES SOCIALES.

¿Algo qué comentar? No te cortes, únete a nuestra conversación.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RESPONSABLE: Igor Librero Almodóvar FINALIDAD PRINCIPAL: Envío de mis artículos del blog, novedades, así como el aviso de nuevas actividades de carácter comercial. LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. INFORMACIÓN ADICIONAL: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal.